Pequeña cascada con efecto seda del agua

En el río Arnoia, en Allariz, hay mucha vida, muchos reflejos y pequeñas caídas de agua que dan lugar a captar imágenes como esta.

A pesar de que no soy ni experto ni fotógrafo profesional me gustaría explicar para Sandra (y para quien quiera saberlo) cómo conseguí el efecto seda en la pequeña cascada de la foto.

Lo primero es usar un trípode, o si no lo tienes en ese momento, como me pasó a mi, apoyar la cámara en el suelo en un lugar estable y usar el disparador automático a los 2 segundos para evitar la trepidación (ese pequeño movimiento que le haces a la cámara cuando pulsas el botón de disparo).

Lo segundo es usar un tiempo de exposición mayor de lo normal (por eso tenemos que tener la cámara fija y sin movimiento). En esta foto utilicé medio segundo, lo cual fue suficiente, pero con más tiempo de exposición se pueden conseguir resultados más espectaculares.

Al aumentar el tiempo de exposición la foto se sobreexpone mucho (demasiada luz), por lo que debesmo bajar la ISO al mínimo posible y tenemos que cerrar el diafragma hasta que la foto esté correctamente expuesta (usar “f” altas), en el ejemplo f/32.0. Con eso entra menos luz en el sensor y podemos usar ese tiempo de exposición necesario para captar el movimiento del agua con ese efecto seda.

Espero que este ejemplo os haya ayudado a entender un poco cómo se consigue este efecto en el agua en movimiento y que hagáis muchas pruebas, con valores distintos para ir viendo los resultados que vais consiguiendo.

Efecto seda

Deja un comentario