Conociendo a Groucho

Hace unos días fue el 35 aniversario de la muerte de Julius Henry Marx, más conocido como Groucho Marx. Siempre me gustó el humor inteligente, rápido y, en muchas ocasiones, absurdo. Reconozco que es difícil hacerme reir, pero Groucho siempre lo consigue.

Al ver la noticia del aniversario del triste momento me puse a investigar algo más sobre los hermanos Marx y sobre Groucho en concreto y encontré que era muy aficionado a la lectura y que había escrito algún libro que otro. Así que decidí empezar por su autobiografía Groucho y yo y aprovechar los portes para hacerme también con Memorias de un amante sarnoso.

Aún empecé ayer a leerlo en un pequeño rato libre, pero me parece Groucho en toda su esencia. Os mantendré informados.

Aquí os dejo un fragmento del primer capítulo:

Decidme, os lo ruego, ¿qué personas se levantan con el alba? Policías, bomberos, basureros, conductores de autobús, dependientes y otros de las clases más humildes. No ves a Marilyn Monroe levantándose a las seis de la mañana… la verdad es que yo no veo a Marilyn levantándose a ninguna hora, lo cual es una lástima.

Vuelvo a las pistas

La temporada atlética pasada (que estamos terminando) me la tomé casi sabática del todo. En cuanto David decidió volver para Vigo y pudo encargarse de mi grupo de pertiguistas de Balaídos, pude tomarme una año de descanso físico y mental del atletismo.

Durante este año seguí de cerca los progresos de mis chicos, de mi club (Celta de Vigo) y de mis compañeros por Galicia y España adelante.

Desde fuera de la pista se ve todo de otra manera, se disfruta de un modo distinto al atletismo, se sufre menos y por las mañanas te levantas sin esa sensación de que te pasaron 2 trenes por encima durante la noche. Pero todos los que somos unos locos del atletismo notamos que nos falta algo. Ese algo que, cuando te satura, necesitas echarlo de menos, verlos desde la barrera y tomar conciencia de que el mundo se mueve, las cosas cambian y la visión del deporte, del atletismo, del salto con pértiga también madura y se adapta mejor a uno mismo.

Mi decisión de volver a meter un pie en el atletismo, es progresiva, a los pocos, y dando lo que pueda dar según vaya avanzando la temporada. Mis 32 años no perdonan y no quiero que mi cuerpo me gane la partida de la ilusión por competir, al nivel que me corresponda después de un año y el poco tiempo que le pueda dedicar.

Espero volver a veros a todos por las pistas y, como siempre, podéis contar conmigo para todo lo que necesitéis y yo pueda aportaros.

Cto gallego de PC 2009

Foto de Nacho Rego